martes, 13 de enero de 2015

Quizás deba vivir

Hoy recupero unas líneas que escribí hace 4 años... Es curioso observar que pese a que las circunstancias han cambiado y mi corazón arde con más fuerza que nunca, mis perspectivas siguen siendo las mismas.

Quizás deba crecer.

Quizás deba dejar de soñar con él.

Quizás deba dejar de buscar, en cada uno, al único.

Quizás deba resignar la bohemia y vivir como una dama decente.

Quizás.




Pero no.




El amor, cuando vive dentro del corazón, es irresistible. Y no hay cosa más importante que ese amor, que esa búsqueda. Me dirán que jamás le encontraré. Tal vez sea así. Pero tal vez no. Y por esa mínima posibilidad de encontrarle, entregaré mi reino. ¿Le conoceré ya? No lo sé. Pero no importa. Seguiré tomando café, seguiré cantando por lo bajo tangos sentimentales y esperaré a encontrarme en la esquina al hombre que me salve la vida. Tal vez él también lleva toda su vida esperándome.


[Hoy no hay foto. Solo un arranque narcisista marca de la casa.]

Märgot

domingo, 23 de noviembre de 2014

Veterano




¿Por qué tengo que honrar tu estupidez?
¿Por qué tengo que honrar tu arrogancia?
¿Por qué tengo que honrar tu ignorancia,
tu desconocimiento y tu falta de madurez?

¿Por qué tengo que honrar a una persona,
que coge y dispara una ametralladora,
que lanza muerte sobre sus semejantes,
sin importar que sean adultos o infantes?

No pienso honrarte,
ni alabarte,
ni abrazarte.
Solo condenarte.

Veterano bueno, veterano muerto.

¿Por qué tengo que honrar a un padre,
que abandona a su mujer, hermanos e hijos,
para convertirse en un frio asesino,
de viejos, mujeres, jóvenes y críos?,

Por qué tengo que honrar a un peón,
al cual le han extirpado la razón,
y lucha en guerras que son solo del interés,
del siempre avaro y codicioso burgués?

No pienso honrarte,
ni alabarte,
ni abrazarte.
Solo condenarte.

Veterano bueno, veterano muerto.

Aunque hayas tenido la suerte,
de en guerra no encontrar muerte,
y de ser de los pocos que han vuelto,
estas condenado a pagar por cada muerto.

Veterano bueno, veterano muerto.

domingo, 12 de octubre de 2014

El Paquito de Ferrol











Había una vez un chiquillo,
porque en eso se quedó,
él prefirió ser el caudillo,
de un pueblo que jamás le llamó.

De Galicia se fue a Marruecos,
y de Marruecos se alzó hasta Madrid,
matando hombres, mujeres, niños y viejos,
porque del Fascismo él era Adalid.

Soberano por la gracia de Dios,
y a través del miedo y del terror,
gobernó hasta que su aliento dijo adiós.
Así de majo era "el Paquito del Ferrol"

Qué triste es leer como era España,
y ver como la has dejado, canalla.


martes, 2 de septiembre de 2014

El Tiempo siempre te pone en tu lugar...






Por más que grites, 
por más que ladres,
nada va a cambiar.

Forcejeas con la vida, 
juegas con la muerte, 
y si el destino trae desdicha, 
todo es culpa de la suerte. 

Por más que llores, 
por más que ignores, 
todo va seguir igual. 

Chic@, vigila tus acciones, 
porque a la santa ciega, 
no le importan tus emociones, 
ella solo saca la hoz y siega. 

Por más que lo quieras negar, 
por más que lo intentes cambiar, 
el tiempo siempre te pone en tu lugar.